El artificio de la escritura / The artifice of writing


miércoles, 28 de julio de 2010

Luna menguante

La luna, observo a la suave luz de la madrugada, ha comenzado a menguar: ha perdido, por un leve, casi imperceptible recorte, la perfecta redondez de la noche anterior, cuando estaba entera. El tiempo cumple su objetivo: seguir adelante a ciegas. Para la luna--la que yo miro: mi luna--es tiempo de mengua, de retroceso y acabamiento contra un cielo, por lo demás, intacto. Un cielo en que el ojo no advierte transformacón ninguna: permanentes sus astros brillan en lo infinito. Para ellos, se diría que no hay tiempo, aunque sepamos que giran sobre sí mismos en sus órbitas fenomenales, calendario estelar que mide una temporalidad apenas posible de entender con la simple mirada. La misma mirada, casi, del ancestro sorprendido de la misma oscuridad y sus luceros.

1 comentario:

Eneas dijo...

En algún lugar leí que la Luna pereció ahogada en un lago.

Saludos.

RR