El artificio de la escritura / The artifice of writing


miércoles, 15 de junio de 2011

Trabajo y ocio ::: Work and Leisure

Una vez cubiertas las necesidades básicas--y cada cual sabe lo que esto implica--tenemos todo el derecho a nuetro tiempo de ocio. Hacer buen uso de ese tiempo es más difícil--demanda más de uno--que cualquier negocio. Es, así y todo, nuestro deber supremo hacer de nuestros días--trabajo y ocio--la maravilla de una vida bien vivida. Quien de su trabajo hace también una labor de la más íntima satisfacción--como si fuera también función de su ocio--se encuentra, sin duda, entre los verdaderamente dichosos, esos pocos elegidos. El escritor puede ser uno de esos.



Once the basic necessities are covered--and each one knows what is required--we have the right to enjoy our time of leisure. To make good use of that time is more difficult than any occupation--it demands more of us. Even with that, our supreme duty is to make of our days--work and leisure--the marvel of a life well lived. Those who make of their work the labor of the deepest satisfaction--as if their work were a function of their leisure--are, for sure among the truly happy ones, the few chosen. A writers might be one of those. 

3 comentarios:

Eneas dijo...

Después de la agitación cotidiana del trabajo, nuestro cuerpo pide ocio a gritos. Media hora, sin hacer nada, ni siquiera pensar: sentarse, mirar (no ver: mirar), respirar pausado por unos momentos. Funciona. Hasta fluyen las ideas que habrán de impactarse con la superficie plana de una hoja blanca.

PAC PR dijo...

I'm enjoying the English translations. Thank you.

Anónimo dijo...

Efectivamente. Tras ardua labor cotidiana, mi cerebro ignora si soy niño o niña. Me siento en el patio trasero de mi casa, con un whisky reserva 12 años levemente rebajado con agua pura y comulgo con el comentario de Eneas, pero con la excepción de que mis ideas impactan con la superficie de varias hojas verdes.

¡Salud!

André